Compartir en Facebook

Se conmemora el 75 aniversario del levantamiento del gueto de Varsovia

Se conmemora el 75 aniversario del levantamiento del gueto de Varsovia

La rebelión del 19 de abril de 1943 fue la primera en la que un grupo urbano se levantó en armas contra la ocupación alemana en Europa.


La sublevación del Gueto de Varsovia, ocurrida hace 75 años, cuando un grupo de judíos decidió luchar contra los nazis a pesar de sus condiciones de inferioridad, constituye un ejemplo heroico y de dignidad que perdura en el tiempo.
La rebelión del 19 de abril de 1943 fue la primera en la que un grupo urbano se levantó en armas contra la ocupación alemana en Europa.
El gueto se creó en el marco de la "Solución final" del problema judío, llevada a cabo por el jefe de la Gestapo, Heinrich Himmler, luego de que Adolfo Hitler ordenara la matanza en masa de judíos en Europa, el 20 de enero de 1942.
Ya en el verano de 1942, unos 300.000 judíos del gueto habían sido enviado al campo de exterminio de Treblinka y, posteriormente, asesinados.
El Gueto de Varsovia fue implantado en la capital polaca en octubre de 1940, después de que el gobernador alemán de Polonia ordenara el confinamiento de todos los judíos en un sector del centro de la ciudad.
Si bien hubo otras sublevaciones contra los alemanes que en aquellos momentos empezaban a perder la guerra (la batalla de Stalingrado, librada entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 febrero de 1943 había sido ganado por los rusos), la más importante ocurrió el 19 de abril de 1943.
La insurrección estuvo liderada por el joven Mordecjai Anielewicz, quien había estado planeándola durante tres meses.
En la lucha contra los nazis participaron dos organizaciones judías: la izquierdista Organización judía de combate (ZOB), que incluía a comunistas y a socialistas, y la derechista Beitar que operaba dentro de la Unión de militares judíos.
"El levantamiento del Gueto de Varsovia fue nuestro 'Nunca Más'. Fue el punto de inflexión en el que hemos dejado atrás el modelo de judío que aceptaba el menosprecio y la humillación", dijo Ariel Gelblung, representante para América Latina del Centro Simón Wiesenthal.
"La sublevación fue el momento fundamental de la defensa del derecho a mantener nuestra forma de vida, enfrentando a quien nos querían exterminar. Elegimos recordar el Holocausto como el día del aniversario del levantamiento, porque no solo lloramos a nuestros seis millones de judíos, sino que reivindicamos el heroísmo de resistir", afirmó.
En el verano de 1942, unos 300.000 judíos del gueto fueron enviados al campo de exterminio de Treblinka, en el noroeste polaco, y luego asesinados.
En un artículo publicado en diciembre de 2013 en el diario israelí Haaretz, Eli Gat, autor de la obra "No solo otro libro sobre el Holocausto", señaló que "los luchadores pueden haber sido muy bravos, pero ellos no lucharon tanto como se ha descrito".
"¿Qué derecho tenían para decidir la suerte de 50.000 judíos?", se preguntó este sobreviviente del Holocausto.
Gat contó en su artículo que los alemanes fueron sorprendidos por la rebelión y la resistencia de los judíos, pero dijo que luego los nazis se reorganizaron y decidieron destruir el gueto.
El 6 de mayo de 1943, el comandante general de las tropas alemanas, Jürgen Stroop, ordenó aniquilar a la resistencia, mediante la entrada de tanques all gueto.
Finalmente, el 8 de mayo de ese año los nazis lograron ingresar al cuartel general de la resistencia y ejecutaron a sus líderes.
Sin embargo, el jefe de la sublevación Anielewicz y su novia se suicidaron antes de que los atraparan los alemanes.
El 16 de mayo, Stroop mandó demoler la sinagoga de la calle Tlomacka. Con puntillosidad alemana escribió en su diario: "El gueto ya no existe".
También señaló que 56065 judíos fueron capturados durante los días de enfrentamiento. Calculó que 13 000 judíos murieron luchando, y que otros 37 000 fueron deportados a Treblinka.
El tema de la resistencia contra los nazis continúa generando polémica en Polonia.
El primero de marzo pasado, entró en vigencia una ley que prevé condenas de hasta tres años de cárcel por el uso del término "campos de concentración polacos", referido a Auschwitz y otros sitios instalados por la Alemania nazi en la Polonia ocupada.
El gobierno del presidente Andrzej Duda advirtió, además, que se penalizará la mención de esos crímenes como perpetrados "por la nación polaca" en tiempos del Tercer Reich.
En una entrevista realizada a fines de enero en el diario catalán La Vanguardia, la profesora polaca Barbara Engelking, del Centro de Investigación del Holocausto polaco, señaló: "Esta ley evidencia la pretensión infantil de autoengaño de que los polacos nunca hemos hecho nada malo, y que siempre los culpables son los otros".
Para esta historiadora, autora de los libros "El gueto de Varsovia" y "Holocausto y memoria", entre otras obras, "los polacos no quieren madurar".
Al respecto, merece mencionarse un artículo escrito en 1970 por el fallecido investigador judío-polaco Szymon Datner.
Este historiador, que sobrevivió a la Shoá, estimó que unos 200.000 judíos murieron a manos de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial, según el sitio online Noticias de Israel.



Polonia

Celebraron el 75 aniversario del levantamiento del gueto de Varsovia

Notas relacionadas

Más leídas