Compartir en Facebook

Nora Cortiñas repudió que el represor Scilingo, condenado en España, tenga salidas transitorias

Política

10/05/2018 Telam Podcast

Nora Cortiñas repudió que el represor Scilingo, condenado en España, tenga salidas transitorias

La referente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, deploró que “un genocida camine con impunidad”, al referirse a la difusión de imágenes del represor Alfredo Scilingo, mientras paseaba por las afueras de Madrid, España, donde fue condenado por los delitos de lesa humanidad que cometió durante la última dictadura militar en Argentina.


“No es posible que a un genocida, después de ser condenado por un juzgado notable, ahora esté en libertad. Tiene salidas transitorias y eso es como una amnistía encubierta. Es lo que estamos tratando de evitar que pase acá”, señaló Cortiñas en declaraciones a Télam.
Scilingo, ex oficial de la Armada Argentina, participó en los vuelos de la muerte que se llevaron a cabo durante los años del terrorismo de Estado y en 1996 le confesó su participación en esos delitos al periodista Horacio Verbitsky, quien en base a esos testimonios escribió el libro “El Vuelo”.
Tras viajar a España, quedó en 2001 a disposición de las autoridades de ese país, y cuatro años después, un Tribunal de la Audiencia Nacional lo condenó a 604 años por los delitos de lesa humanidad, privación ilegítima de la libertad y torturas.
La justicia española lo encontró responsable de haber participado en la muerte de al menos 30 personas que resultaron arrojadas al mar desde aviones de la Armada, y en 2007, una instancia de apelación elevó su pena a 1084 años.
Pese a la extensión de su condena, el ex marino, que hoy tiene 71 años, terminará de cumplir su pena en abril de 2026, y posee el derecho de permanecer 36 días al año fuera de la prisión.
En una imagen publicada por el sitio español Vox Populi, el represor es retratado mientras camina por un pueblo de la zona de serrana aledaña a la capital española.
En las fotos, Scilingo viste pantalones beige y una camisa clara y hace compras en un local que se encontraría a unos cien metros del domicilio en el que reside durante sus salidas vigiladas.
"No se puede olvidar el horror. Preocupa ver cómo camina la impunidad en un país donde los jueces tuvieron la valentía de juzgar a los militares argentinos. De ninguna manera un genocida puede dejar de cumplir una condena como la que tiene Scilingo”, remarcó Cortiñas.

etiquetas