Compartir en Facebook

Rusia denuncia un nuevo ataque con mortero a su embajada en Damasco

El conocido activista y defensor de los derechos humanos Basel Jartabil ha muerto durante su cautiverio en una cárcel siria, tras llevar detenido desde hace más de cinco años, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. EFE/Archivo
Más

Moscú, 2 ago (EFE).- Rusia informó hoy del enésimo ataque con mortero contra su embajada en Damasco y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que condene "la acción criminal" de los "terroristas" que actúan en las afueras de la capital siria.

"Este 2 de agosto, el complejo de la embajada de Rusia en Damasco fue atacada con morteros desde las posiciones de las bandas terroristas. Dos proyectiles cayeron en el territorio de la legación y otros dos explotaron en sus inmediaciones. Por suerte, no ha habido víctimas", informó el Ministerio de Exteriores ruso.

En un comunicado publicado en su web, el departamento expresó su esperanza en que "las normas éticas y morales de nuestros colegas de varios países occidentales en el Consejo de Seguridad de la ONU les permitan dar una valoración adecuada a este acto criminal".

"Condenamos enérgicamente estos actos terroristas contra la representación diplomática rusa en Damasco. Rusia ha apuntado en numerosas ocasiones al carácter bárbaro de los ataques a los que los terroristas someten regularmente las zonas residenciales de Damasco y otras ciudades con densa población", subrayó Exteriores.

Se trata del segundo ataque contra la embajada rusa en la capital siria en mitad de la tregua que está en vigor en la región de Guta Oriental, principal bastión opositor de las afueras de la capital.

Varios cohetes cayeron el pasado 25 de julio en la zona de la embajada rusa, ubicada en el barrio de Al Mazra.

El complejo diplomático ruso en Damasco ha sido objetivo de repetidos ataques por parte de la oposición armada siria, sobre todo después de que el Kremlin decidiera hace casi dos años respaldar con su aviación a las tropas del régimen de Bachar al Asad.

RebloguearCompartirTuitearCompartir