Compartir en Facebook

Londres y Dublín ven aún "posible" la formación de un Gobierno norirlandés

Ver fotos
Los diputados del Sinn Féin Conor Murphy (2i), y Declan Kearney, ofrecen una rueda de prensa ante el castillo de Stormont, la sede de la asamblea norirlandesa, en Belfast, Irlanda del Norte, hoy, 29 de junio de 2017. EFE
Más

Dublín, 29 jun (EFE).- Los Gobiernos del Reino Unido e Irlanda aseguraron hoy que los partidos norirlandeses han efectuado "progresos significativos" para formar un Ejecutivo de poder compartido, pero reconocieron que aún quedan asuntos que resolver.

El ministro británico para la provincia, James Brokenshire, y el titular irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, recordaron en una breve intervención ante los medios que las formaciones tienen hasta hoy a las 15.00 horas GMT para lograr un acuerdo, si bien no especificaron qué ocurrirá si no hallan una solución al respecto.

Londres ha advertido en los últimos meses de que, ante la falta de un pacto, podría suspender indefinidamente la autonomía para gobernarla directamente o convocar nuevas elecciones regionales, después de la cita con las urnas del pasado marzo.

"Creo que es posible alcanzar una solución. Pido a los partidos que sigan centrando todos sus esfuerzos para lograrlo", declaró Brokenshire, quien tampoco aclaró si contempla la posibilidad de conceder más tiempo para extender esta ronda de "intensas" conversaciones.

El probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno conservador británico, y el nacionalista Sinn Féin, los más votados en aquellos comicios, han acercado sus posiciones, pero mantienen diferencias, sobre todo, respecto a la cuestión de la lengua gaélica.

El Sinn Féin quiere un ley específica que oficialice el uso de este idioma, que apenas habla el 10 % de la población católica norirlandesa, pero que considera que encaja dentro de su política de igualdad y de defensa de los derechos de las minorías de la región, como los del colectivo LGTBI y los inmigrantes.

El DUP, por su parte, prefiere introducir una nueva "ley cultural" más general, que incluya también aspectos relacionados con la identidad de la comunidad protestante-unionista, al tiempo que mantiene su rechazo a la legalización del matrimonio homosexual.

Según fuentes cercanas a estas negociaciones, ambas partes están de acuerdo respecto a sus candidatos para dirigir el Ejecutivo, pese a que el Sinn Féin se había opuesto hasta ahora a compartir gobierno con la líder del DUP y exministra principal, Arlene Foster, mientras se investiga su papel en un caso de corrupción en la política de energías renovables detectado en la anterior legislatura.

Este escándalo financiero llevó al adjunto de Foster, el histórico dirigente del Sinn Féin Martin McGuinness, ya fallecido, a presentar su dimisión el pasado enero, lo que obligó a Londres a convocar unas elecciones dos meses después.

Ambas formaciones también discrepan respecto al legado del pasado conflicto y los mecanismos para asistir a las víctimas e investigar los crímenes cometidos tanto por los paramilitares como por las fuerzas de seguridad durante ese periodo.

"Todavía quedan algunas cuestiones que dividen a los partidos", agregó Coveney, quien junto a Brokenshire, ha actuado como moderador en las conversaciones que han mantenido los partidos durante los últimos tres días.

El jefe de la diplomacia irlandesa insistió en que las formaciones están "comprometidas" para mantener el buen funcionamiento de todas las instituciones de gobierno y en que la mejor forma para lograrlo es por medio de un Ejecutivo autónomo norirlandés.

RebloguearCompartirTuitearCompartir