Compartir en Facebook

La OTAN rinde homenaje a turcos que se opusieron al "atroz" intento de golpe

People hold Turkish flags before a rally for the first anniversary of the failed coup attempt on Bosphorus Bridge in Istanbul, Turkey. EFE
Más

Bruselas, 15 jul (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresó hoy su apoyo a los turcos que se levantaron hace un año frente al "atroz" intento de golpe de Estado en Turquía y afirmó que los intentos de minar la democracia en los países aliados son "inaceptables".

"En esta importante ocasión quiero rendir homenaje una vez más a aquellos que perdieron su vida durante las horas críticas del intento de golpe y al pueblo turco que se levantó frente a este acto atroz en defensa de su Gobierno electo y sus instituciones democráticas", dijo Stoltenberg en un comunicado emitido con motivo del aniversario de la asonada.

El secretario general la Alianza Atlántica quiso subrayar además que "cualquier intento de minar la democracia en cualquiera de nuestros países aliados es inaceptable".

"La democracia y el Estado de Derecho son valores compartidos de los aliados de la OTAN", incidió.

Stoltenberg recordó que "inmediatamente después del golpe" condenó este acto "enérgicamente" y expresó la solidaridad de la Alianza con su "valioso aliado Turquía", así como que vistió la capital del país, Ankara tras la asonada.

"Aún recuerdo el impacto que sentí viendo el daño infligido al edificio del Parlamento por los bombardeos de los organizadores del golpe", afirmó.

Turquía es uno de los 28 países miembros de la Alianza Atlántica.

El 15 de julio de 2016 se produjo en el país un intento militar de golpe de Estado que fracasó pero dejó 249 fallecidos en enfrentamientos violentos, una asonada que el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan atribuye a las redes militares vinculadas a la cofradía del predicador exiliado Fethullah Gülen.

Desde entonces se han sucedido las purgas en la Administración para destituir a funcionarios supuestamente cercanos a la cofradía de Gülen, que hasta ahora se han saldado con cerca de 140.000 empleados despedidos, mientras que unas 50.000 personas se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio por sus presuntos vínculos con la asonada.

En abril, Stoltenberg aseguró que, si bien "Turquía tiene derecho a protegerse y enjuiciar a los que estuvieron detrás de ese golpe fallido", esto "tiene que suceder sobre la base del Estado de derecho".

RebloguearCompartirTuitearCompartir