Compartir en Facebook

La oposición armada del norte de Siria acusa a EEUU de dañar el proceso de Astaná

Ver fotos
El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, durante una rueda de prensa tras las conversaciones de paz en Siria en la capital de Kazajistán, Astaná, hoy 5 de julio de 2017. EFE
Más

Astaná, 5 jul (EFE).- Estados Unidos y Jordania prohibieron a los grupos opositores del sur de Siria participar en la quinta ronda del proceso de Astaná sobre el alto el fuego en el país árabe, denunció hoy el jefe de la delegación opositora siria en las negociaciones, Ahmad Al Bari.

"Todos deben saber que algunos países se han empeñado en poner trabas a estas negociaciones. Los estadounidenses y Jordania prohibieron a los grupos del frente sur participar en las negociaciones de Astaná", aseguró Al Bari a la prensa al término de la reunión en la capital kazaja.

Mientras, el jefe de la delegación rusa en el proceso de Astaná, Alexandr Lavréntiev, lamentó que no haya avances sobre la creación de una zona para rebajar la tensión en el sur de Siria por la falta de cooperación de EEUU y Jordania.

Los tres países garantes del alto el fuego en Siria -Rusia, Irán y Turquía- han acordado la creación de cuatro zonas de seguridad en el país árabe, pero su influencia sólo se extiende a distintos grupos que operan en tres de ellas (en la provincia de Idleb, al norte de la ciudad de Homs y en Guta Oriental, provincia de Damasco).

"En lo que se refiere a la zona sur (donde debería estar la cuarta zona de distensión del conflicto), debemos ser realistas, porque allí la influencia sobre los grupos opositores la ejercen EEUU y Jordania. Sin su participación no podemos ni hablar de crear allí una zona de rebaja de tensión", advirtió Lavréntiev.

Pese a que las negociaciones sobre las otras tres zonas continúan, Astaná-5 concluyó hoy sin acuerdos sobre su delimitación geográfica y los mecanismos para garantizar su funcionamiento, que incluyen el despliegue de fuerzas para supervisar el cumplimiento del alto el fuego.

El jefe de la delegación del Gobierno sirio, Bachar Al Jaafari, acusó a Turquía de torpedear "la aprobación de cualquier documento sobre la implementación de las zonas de rebaja de tensión".

La oposición armada y Turquía están terminantemente en contra de que Irán despliegue sus efectivos en esas zonas de rebaja de tensión, mientras que Rusia trata de convencer a los países de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) para que se involucren en una misión de paz en Siria.

En su comunicado final al término de Astaná-5, los países garantes acordaron celebrar la próxima ronda en la última semana del próximo mes de agosto, anunció el ministro de Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmánov.

RebloguearCompartirTuitearCompartir