Compartir en Facebook

La ONU celebra el éxito de su misión en Costa de Marfil al terminar su mandato

La misión de la ONU fue establecida para vigilar un acuerdo de cese al fuego después del conflicto armado de 2002-2003 y continuó hasta los acuerdos de paz de Uagadugú en 2007, que prepararon el escenario para las elecciones presidenciales de 2010. EFE/Archivo
Más

Naciones Unidas, 30 jun (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU celebró el éxito de la misión que hasta hoy ha mantenido en Costa de Marfil, pero afirmó que aún queda pendiente una labor para fomentar la paz y la justicia en ese país.

La misión, conocida por sus sigas de Onuci, comenzó a operar en 2004 para intentar apaciguar una de las naciones más convulsas de África Occidental, pero hoy terminó su mandato, como quedó determinado en una resolución del consejo aprobada el año pasado.

En una declaración aprobada durante una reunión de hoy, el Consejo de Seguridad "encomia los notables logros" alcanzados por Onuci y "acoge con beneplácito el notable progreso realizado por Costa de Marfil para lograr la paz y la estabilidad duraderas".

También destacó "el progreso en lo relativo al respeto de los derechos humanos, que desempeñan un papel fundamental en la promoción de la paz y la estabilidad".

En su texto, el consejo pide a la Secretaría General de la ONU que en el plazo de un año elabore un informe sobre el desempeño de Onuci para conocer "las lecciones aprendidas y recomendaciones adicionales".

Pero también llama la atención sobre "la importante labor" que queda por delante en ese país "para seguir fomentando la paz y la justicia y lograr una prosperidad equitativa" de todos los habitantes de esa nación africana.

La misión de la ONU fue establecida para vigilar un acuerdo de cese el fuego después del conflicto armado de 2002-2003 y continuó hasta los acuerdos de paz de Ouagadougou en 2007, que prepararon el escenario para las elecciones presidenciales de 2010.

Sin embargo, tras esos comicios la crisis se agudizó, cuando el entonces presidente, Laurent Gbagbo, se negó a aceptar su derrota electoral.

Con unos 3.000 muertos y miles más de desplazados en seis meses de combates, el conflicto concluyó en abril de 2011, cuando las fuerzas leales al ganador de las elecciones, Alassane Ouattara, con el apoyo de Francia y de la ONU, detuvieron a Gbagbo y a su esposa.

Gbagbo y el exministro de Juventud Charles Blé Goudé están siendo juzgados ante la Corte Penal Internacional por presuntos crímenes contra la humanidad.

RebloguearCompartirTuitearCompartir