Compartir en Facebook

La filántropa que vendió un preciado cuadro en 165 millones de dólares para crear un fondo contra el encarcelamiento masivo en EEUU

El arte, la filantropía y la acción comunitaria a veces se reúnen para otorgar un poderoso rayo de esperanza y ese es el caso de un nuevo fondo, financiado con recursos provenientes de objetos artísticos, para atender el grave problema social del encarcelamiento masivo en Estados Unidos.

Las distorsiones en el sistema de justicia penal estadounidense y el notorio fenómeno de encarcelamiento en masa, que afecta sobre todo a los grupos minoritarios, ha creado que miles de personas, sobre todo las de escasos recursos y sin acceso a una defensa legal efectiva, acaben en prisión con penas exageradas, a veces incluso por motivos que no ameritarían la sanción de la reclusión y que podrían haber sido mejor encarados con programas de rehabilitación y servicio comunitario en los casos de los delincuentes no violentos. Y cientos de miles pasan largo tiempo en la cárcel aunque aún no han sido sentenciados, por las lentitudes de las cortes y la incapacidad de muchos de pagar las fianzas.

Ver fotos
El cuadro ‘Masterpiece’, de Roy Lichtenstein, fue vendido en 165 millones de dólares por su dueña, Agnes Gund. Ella luego donó 100 de esos millones para crear un fondo contra el encarcelamiento masivo en EEUU. (Bloomberg)
Más

Así, de acuerdo a datos de la organización Prison Policy, Estados Unidos es el país que más presos tiene per cápita, con 2.3 millones de personas en cárceles y prisiones federales y locales.

Para miles y miles de esas personas, su tiempo en prisión acaba siendo solo un periodo de desesperanza y pérdida, en muchos casos de recrudecimiento de conductas delictivas y de desgarramiento de las comunidades que dejan y a las que vuelven, en un círculo vicioso.

Varios son los esfuerzos que se han realizado en Estados Unidos, tanto a nivel legislativo como de acción comunitaria, para corregir ese sistema y hallar un modelo de justicia penal que, valga la contradicción, sea menos injusto y busque soluciones mejores y de largo aliento más allá del encarcelamiento en masa. Pero queda un enorme trecho por recorrer.

Para ayudar a encontrar soluciones y crear conciencia al respecto, la acaudalada filántropa Agnes Gund, presidenta emérita del Museo de Arte Moderno (MOMA), decidió abrir su cartera, o su colección de arte, para crear un fondo específicamente destinado a promover un mejor sistema de justicia penal en Estados Unidos y acabar con el encarcelamiento en masa. Para ello, como se relata en The New Yorker, vendió el cuadro ‘Masterpiece’ de Roy Lichtenstein, que adornaba imponente una de las paredes de su apartamento neoyorquino, y dedicó una parte sustantiva del ingreso a la creación del Arts for Justice Fund (Fondo de las Artes por la Justicia).

La aportación económica de Gund fue sustantiva: el cuadro de Lichtenstein fue vendido en 165 millones de dólares (pagados por el macroinversor Steve Cohen, de acuerdo a la televisora NBC) y de ellos 100 millones fueron canalizados para financiar el Arts for Justice Fund.

La donación de Gund es en efecto tremenda e histórica, aunque ella ha tenido, como relata The New Yorker, una larga trayectoria de servicio social: por ejemplo, impulsó un programa de arte en las escuelas públicas cuando se recortaron los presupuestos para ello y ha defendido la contratación y promoción de mujeres y personas de minorías.

Ver fotos
Agnes Gund, millonaria coleccionista de arte y filántropa. (Getty Images)
Más

Leer más

Su amor al arte es, en ese sentido, una parte crucial de su vida y por ello la decisión de vender ‘Masterpiece’ fue presumiblemente intensa. Pero Gund la tomó y optó por dedicar esos 100 millones de dólares a ayudar a poner fin al encarcelamiento en masa en Estados Unidos, un problema que como se indica en el propio sitio web de Arts for Justice Fund significa que uno de cada tres hombres afroamericanos y uno de cada seis latinos pasarán en algún momento tiempo en prisión, una proporción que es uno por cada 17 entre los varones de raza blanca.

Ante ello, Arts for Justice se propone invertir en los próximos cinco años para reducir la cantidad de personas en las cárceles, crear programas educativos y de empleo para quienes recuperan su libertad y auspiciar iniciativas artísticas que crean conciencia sobre la injusticia del sistema actual. Además, es una plataforma para que otros filántropos y coleccionistas de arte aporten también recursos para esa causa.

El plan es conseguir 100 millones de dólares adicionales y hasta el momento 18 donantes se han sumado a Gund en apoyar el Arts For Justice Fund, que será gestionado con el apoyo de la Ford Foundation.

El arte puede ser un poderoso factor de transformación social y esta iniciativa (como el trabajo comprometido de muchos otros artistas, activistas y organizaciones) es un rico ejemplo de ello.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

RebloguearCompartirTuitearCompartir