Compartir en Facebook

Israel cierra la Explanada de las Mezquitas tras un ataque en Jerusalén

Ver fotos
Compañeros evacúan a un agente de policía israelí que resultó herido en un ataque perpetrado por tres terroristas palestinos en El Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén, Israel, hoy, 14 de julio de 2017. EFE
Más

Jerusalén, 14 jul (EFE).- Israel decretó hoy, viernes de rezo musulmán, el cierre de la Explanada de las Mezquitas tras el ataque en el que han muerto los tres asaltantes y dos policías en un incidente inusual dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El presidente palestino, Mahmud Abás, llamó por teléfono al primer ministro, Benjamín Netanyahu, para expresar su "completa condena al ataque" y advertirle de las consecuencias de cerrar el lugar el día en que miles de fieles se acercan al recinto sagrado para rezar.

Netanyahu declaró que "tomaría todas las acciones necesarias para mantener la seguridad en el Monte del Templo (denominación judía de la explanada) sin cambios en el statu quo", por el cual está bajo custodia de Jordania y los judíos pueden acceder pero no orar en el recinto.

La amplia explanada alberga la Mezquita de Al Aqsa y el santuario de la Cúpula de la Roca y es considerada el tercer lugar más sagrado en el islam.

Para el judaísmo es el Monte del Templo, a cuyos pies se encuentra el Muro de las Lamentaciones, en un recinto separado, donde los viernes miles de creyentes se acercan también a rezar con el inicio del shabat (sábado de descanso) al atardecer.

Los fieles musulmanes oraron esta mañana en la calle, en las inmediaciones de la ciudad amurallada, ante la imposibilidad de acceder a ella porque los accesos quedaron bloqueados por las fuerzas de seguridad israelíes tras el incidente.

El sheij Omar Kiswani, director de Al Aqsa, dijo a Efe que es la primera vez que se decreta una prohibición de este tipo en viernes de rezo.

Los principales partidos palestinos han convocado manifestaciones para oponerse a la medida y Al Fatah llamó a los fieles a acercarse hoy hasta la Explanada de las Mezquitas como protesta.

La última vez que Israel canceló temporalmente la entrada al culto musulmán fue en 2014 en respuesta al intento de asesinato de Yehuda Glick, uno de los promotores del cambio del "statu quo" en la explanada que tanto temen los musulmanes, lo que provocó semanas de tensión.

Netanyahu explicó tras una reunión con los representantes de las fuerzas de seguridad y los ministros de Defensa y Seguridad Pública que el recinto estará cerrado durante el fin de semana para facilitar las investigaciones y que el domingo se evaluará su "apertura gradual" a fieles y visitantes.

A las 7.00 de la mañana hora local (4.00 GMT), tres árabes israelíes abrieron fuego contra los agentes de la Policía de Frontera de Israel junto a la Puerta de los Leones, dentro de la Ciudad Vieja, en el territorio ocupado de Jerusalén.

Según imágenes difundidas por la Policía, los atacantes salieron armados de la Explanada de las Mezquitas y, tras abrir fuego contra los uniformados, volvieron a entrar en el recinto, donde se prolongó un tiroteo.

Los tres atacantes, uno de 29 años y otros dos de 19, son originarios de Um al Fahm, una villa árabe de Haifa en el norte de Israel, y murieron por disparos de la Policía que ha impedido difundir sus identidades e informar sobre la investigación.

Dos agentes, Hael Sathawi, de 30 años y residente de Maghar, y Kamil Shanan, de 22 y originario de Hurfeish, quedaron heridos de gravedad y horas después fallecieron en el hospital de Hadassah.

Un tercero de 39 años, herido leve, está siendo tratado en el centro médico Shaare Zedek de Jerusalén.

El primer ministro israelí mandó desmantelar las tiendas de duelo levantadas por "las familias de los terroristas en Um al Fahm".

Sathawi y Shanan son enterrados hoy en dos eventos públicos a petición de los familiares, según un comunicado policial.

La Policía calificó este incidente de "inusual y extremo" y declaró que se habían traspasado las "líneas rojas".

"El Estado de Israel defenderá su soberanía y a sus ciudadanos con mano dura y no permitirá a nadie provocar una guerra sangrienta en la región", manifestó el presidente de Israel, Reuvén Rivlin.

Estos sucesos se enmarcan en una ola de violencia que se inició en octubre de 2015, en la que han muerto 265 palestinos -más de dos tercios de ellos al perpetrar ataques o supuestos ataques- y 44 israelíes y otras cuatro personas de varias nacionalidades.

Sin embargo, los ataques dentro de la Ciudad Vieja no son habituales y mucho menos en el recinto sagrado, y además los atacantes árabes con nacionalidad israelí son la minoría.

RebloguearCompartirTuitearCompartir