Compartir en Facebook

Argentina: Florencia Kirchner presentó un escrito en el que tildó de “absurda” la acusación de Bonadio.

Florencia Kirchner presentó un escrito en el que tildó de “absurda” la acusación de Bonadio

La hija de la ex presidenta Cristina Kirchner presentó un escrito y no respondió preguntas en los tribunales federales de Retiro al ser indagada por primera vez en la causa penal denominada Los Sauces. Allí calificó de “absurda” la acusación del juez federal.


Florencia se retiró a las 9.15 de Comodoro Py tras haber ingresado a los tribunales poco antes de las 9 por un acceso lateral y a bordo de un vehículo gris, con un automóvil negro como escolta, acompañada por su abogado Carlos Beraldi y el ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, entre otros.
Se trata de su primera presentación a los tribunales como acusada por delitos de corrupción en la causa “Los Sauces”, que investiga a la sociedad familiar dedicada a la renta de inmuebles por alquileres a empresarios contratistas de obra pública, como Cristóbal López y Lázaro Báez, durante los gobiernos kirchneristas.
Florencia calificó de “absurda” la acusación en su contra y advirtió que tenía 12 años cuando habría comenzado a funcionar la “asociación ilícita” de la cual, según el juez federal Claudio Bonadio, ella formó parte.
“Me veo obligada a aclarar que en ningún momento de mi vida integré una asociación ilícita criminal ni tampoco participé en maniobras de lavado de activos de origen ilícito ni en ningún otro delito”, afirmó Florencia Kirchner en el escrito entregado al juzgado y al que accedió Télam, durante su declaración indagatoria en la que no respondió preguntas.
La hija menor de la ex presidenta no habló con los pocos periodistas que esperaban en el lugar, bajó del vehículo e ingresó al edificio para dirigirse al cuarto piso, sede del juzgado, donde ya estaban Bonadio y el fiscal federal Carlos Rívolo.
Ese piso permanecía cerrado en el edificio, fuertemente custodiado y en el cual se espera para las 10 el arribo del hermano de Florencia, el diputado nacional Máximo Kirchner, quien también será indagado por la misma causa.
Según fuentes de su defensa, también el legislador del Frente para la Victoria presentará un escrito y no respondería preguntas.
Al menos 700 miembros de fuerzas de seguridad, entre gendarmes, prefectos y policías, custodiaban los tribunales federales de Retiro, aislados con un doble vallado a la espera de las declaraciones indagatorias de Florencia y Máximo Kirchner.
La sede de Comodoro Py 2002 amaneció con doble vallado, con sólo dos ingresos laterales habilitados y con su playa de estacionamiento ocupada por camiones de la Policía Federal en vez de los automóviles de jueces y funcionarios judiciales que suelen estacionarse en el lugar.
Desde primera hora militantes de la agrupación La Cámpora se concentraron sobre el acceso de avenida Antártida Argentina, lindero al Correo Argentino, y se agruparon frente al vallado de seguridad custodiado en su parte exterior por Prefectura Naval y en el interior por Policía Federal.
Por ese acceso ingresó pasadas las 8 el juez federal Claudio Bonadio, a cargo de la causa penal en la que indagará por primera vez a los hijos de la ex presidenta Cristina Kirchner imputados por delitos de corrupción.
Una nutrida militancia se concentró en el lugar, mientras que pasadas las 8 llegó Hebe de Bonafini, titular de Madres de Plaza de Mayo, en una combi de la agrupación con otras Madres.
También se hicieron presentes, entre otros, los diputados nacionales Eduardo “Wado” de Pedro y Edgardo Depetri y la dirigente de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti.
Para la seguridad se asignaron 400 gendarmes y 200 prefectos y un centenar de policías federales. El cuarto piso de los tribunales permanecía por la mañana cerrado al acceso de la prensa.