Compartir en Facebook

Bolivia: Gobierno dice que la demanda de Chile es “artificial” y que tiene argumentos sólidos para desbaratarla.

Bolivia: Gobierno dice que la demanda de Chile es “artificial” y que tiene argumentos sólidos para desbaratarla.

Chile presentó este lunes, al límite del plazo, la memoria de la demanda contra Bolivia por derechos sobre el Silala con argumentos como el que las obras de desvío realizadas en la zona fueron para evitar la contaminación y no para cambiar el curso del agua. Bolivia, desde el Gobierno, respondió que la demanda es “artificial” y que se cuenta con argumentos “muy contundentes” para desbaratarla.

“Chile desvía las aguas del Silala y dice que Bolivia pretende apropiarse. Su demanda es artificial, como los ductos que desvían el agua”, afirmó el presidente Evo Morales a través de su cuenta en Twitter, poco después de conocerse de forma oficial la presentación de la demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Tras confirmarse la entrega, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró existen argumentos sólidos para enfrentar los argumentos chilenos. “Estamos seguros que serán muy contundentes, son argumentos científicos”, afirmó y añadió: “Lo concreto son los hechos y los hechos son los documentos, la concesión, los mapas históricos; entonces, nosotros tenemos los argumentos”.

La administración de Michelle Bachelet presentó el 6 de junio de 2016 la demanda contra Bolivia reclamando derechos sobre el Silala, recurso que se encuentra en el cantón Quetena Chico, Potosí. En la zona de frontera constató el Gobierno diferentes obras de ingeniería para encauzar y desviar el agua proveniente de bofedales.

Desde hace más de 100 años corre el agua canalizada sin compensación. En 1908, la Prefectura de Potosí concesionó a la empresa chilena Bolivian Antofagasta Railway el uso del recurso para sus locomotoras, pero el documento fue anulado. Ambos países acordaron sin concretarlo el pago a Bolivia por el uso del 50% del uso de la vertiente hasta conocer la propiedad del saldo.

La agente en la CIJ, Ximena Fuentes, explicó a la agencia de noticias EFE que las obras de la empresa de ferrocarriles fueron para “evitar la contaminación con la vegetación que surge sobre el río”. Añadió que “ninguna de esas obras constituye un desvío artificial” debido a que esos trabajos tenían como objetivo depurar las aguas, que estaban contaminadas.

Bolivia tiene hasta el 3 de julio de 2018 para presentar la contramemoria, documento en el que estarán la respuesta a los argumentos chileno de la demanda. Morales en otro tuit aseguró que se trabaja en la elaboración de la contramemoria y que no se objetará la competencia de la CIJ como lo hizo Bachelet en el caso de la demanda marítima.

“Hoy Chile presenta su memoria sobre Silala ante La Haya. Bolivia no objetará su competencia. Preparamos contramemoria”, escribió.

Bachelet recibió la mañana de este lunes una copia del documento y consideró que “Bolivia no puede pretender apropiarse de aguas que son compartidas”, mientras que el canciller Heraldo Muñoz sostuvo que la administración boliviana “cometió un serio error” al amenazar a Chile con presentar una demanda ante la CIJ por el Silala.

Evidentemente, Morales anunció llevar a la corte internacional el diferendo, pero Santiago se adelantó y presentó el caso.