Compartir en Facebook

Afganistán señala reforma de ministerio Interior como clave para estabilidad

El presidente afgano, Ashraf Gani, durante una rueda de prensa. EFE/Archivo
Más

Kabul, 9 jul (EFE).- El presidente afgano, Ashraf Gani, señaló hoy que la reforma del Ministerio del Interior es un paso "clave" para alcanzar la "estabilidad" en Afganistán, aunque avisó de que será "difícil" y la medida tendrá muchos detractores.

"Nuestra mayor prioridad en el sector de la seguridad es la reforma del Ministerio de Interior. Esta reforma será difícil y habrá una respuesta negativa, pero es la clave para la estabilidad", afirmó Gani en un encuentro internacional con donantes en Kabul.

La reunión pretende analizar los avances hechos por el Gobierno afgano para el desarrollo y la estabilidad de Afganistán, además de verificar un buen uso de los fondos habilitados por la comunidad internacional para dicho fin.

Gani ya había reconocido recientemente que se habían perdido "miles de millones de dólares y asistencia técnica" debido a la corrupción presente en todos los estamentos públicos, por lo que señalaba la urgencia de una purga interna que no agradaría a muchos.

Según el mandatario, las autoridades afganas ya han hecho una reforma "sustancial" del Ministerio de Defensa, lo que se traducirá en que las Fuerzas Armadas del país alcanzarán "pronto los estándares internacionales", y esperan hacer lo mismo con la cartera de Interior para que se produzca un cambio positivo en la Policía.

"El primer deber del Gobierno es proporcionar seguridad a sus ciudadanos", subrayó Gani, que dijo que está aún muy vivo en la mente de todos el atentado de mayo en Kabul con un camión cargado de explosivos, que causó 150 muertos, por lo que están tomando las medidas necesarias para que un suceso así no se repita.

En un marco más amplio, el presidente afgano enumeró también la corrupción, la mala gestión o la impunidad como los "obstáculos fundamentales para alcanzar el tipo de país que los ciudadanos desean".

"Las reformas no son una opción, son una obligación", sentenció el mandatario afgano.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más violentas desde el derrocamiento del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001, una situación que ha ido empeorando de manera progresiva a raíz del fin de la misión de combate de la OTAN en 2015.

Desde entonces los insurgentes han ido ganando terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.

RebloguearCompartirTuitearCompartir